Motivación

por / martes, 17 marzo 2015 / Publicado enBlog

Existen palabras que hablan mucho por sí mismas y esto es lo que pasa con la palabra motivación. No hace falta siquiera leerla dos veces para entender su significado. Motiva a la acción.

Desde hace mucho los directivos y formadores de la empresa buscan formulas, técnicas y trucos para motivar a los empleados a la acción, pero no siempre tienen éxito en su empeño y se preguntan en qué se están equivocando. Muchas de las medidas para alentar al empleado vienen directamente de un sistema vertical de decisiones, de arriba abajo. Con frecuencia estas iniciativas se encuentran con empleados impermeables, que no se dejan contagiar por las promesas o presiones, que en ocasiones esgrimen los mandos directivos. Es en este momento cuando se recurre a los formadores motivacionales que abundan en el mercado.

Existen formadores que se aventuran queriendo impactar con ostentosas puestas en escena, con tocarles la fibra emocional o con desafíos que rozan con poner en peligro la integridad física de los participantes. A menudo salen a hombros ovacionados por un público inflamado y con ganas de comerse el mundo. Este sistema trabaja centrándose en el PODER de los participantes, pero dos o tres días después la burbuja empieza a desinflarse y es ahí cuando estos, se dan cuenta del cuento y de que sus maletines personales de herramientas motivadoras siguen vacios.

Una premisa básica de una buena formación motivacional es que es imposible motivar a alguien de fuera hacía adentro, porque un formador no da poder, pero sí hace que el asistente descubra el poder que ya anida en su interior. De esta forma el individuo hace suya la decisión de que QUERER hacer lo que hay que hacer.

Así que si deseamos tener éxito formando en empowerment sería aconsejable trabajar de dentro hacía afuera, investigando e instigando el querer del individuo y potenciando sus recursos personales de inteligencia emocional.

Por algo será que nuestros abuelos decían eso de que QUERER ES PODER.

Rafeek Albertoni

Coach ilusionista

 

Deja un comentario

SUBIR