Blade is a smooth and charming, visually stunning and very malleable and flexible

Copyright Qode Interactive 2017

¿Y sí intercambiamos los disfraces en el carnaval de la vida?

Podríamos aprovechar esta época de carnaval para descubrir cuál es nuestro disfraz original. Desde la cuna, la sociedad y las circunstancias, nos imponen máscaras, abalorios y atuendos que modelan nuestra personalidad, de modo que de tanto llevarlos puestos, con el paso de los años, terminamos por  confundir la fantasía con la realidad y ya no sabemos quiénes somos realmente.

Por eso os propongo un juego de carnaval que consiste en intercambiar nuestros disfraces con los de nuestros vecinos, con la intención de comprobar cómo se ve y se vive la vida desde otra perspectiva.

Por ejemplo,  si tengo una tendencia política de derechas, cambiaré mi disfraz con el de un socialista, para comprender de una vez por todas cómo puede ser que esta criatura mire lo mismo que miro yo  y  desde luego no vea las mismas cosas.

Si soy un liberal a favor del aborto, del matrimonio homosexual y de la eliminación de fronteras debería ir por lo menos un día con el disfraz  del “Tea Party”,  para entender definitivamente como ellos pueden disfrutar de esta fiesta de colores, que es la vida, con un traje tan espeso y encorsetado.

Si eres del Barça prueba un día a ir al campo con el disfraz del Real Madrid, a sentarte y cantar con ellos, o al revés.  Si haces esto, aun que sea con tu imaginación, descubrirás que realmente no hay absolutamente nada que nos separe, que buscas los mismos objetivos, que adoras los mismos dioses y que al final de un partido deberíais iros a casa  abrazados y no dándoos patadas y puñetazos.

Finalmente si eres ateo, vístete por una vez con un traje «divino» para descubrir que estamos todos unidos por creencias distintas, pero aunque sean distintas no dejan de ser creencias.

El carnaval nos recuerda que lo malo nos es desfilar disfrazado  y si creer que solo tú llevas el disfraz correcto.

Mañana es Miércoles de Ceniza, tal vez porque lo suyo sería quemar nuestras viejas mascaras  y finalmente disfrazarnos de nosotros mismos.

Rafeek Albertoni

Coach ilusionista

1Comment
  • karina Castro
    Posted at 20:39h, 16 febrero Responder

    Eso a buscar nuestra mejor gala y disfrazarnos de nosotros mismos. Seguro que es el que mejor nos queda.
    Abrazos

Publicar un comentario